Maeve es mi hija, cuando salió al mercado la primera añada tenía tan solo 3 años. La realidad es que este es un vino que me hacía ilusión sacar al mercado pero que fue fruto de la casualidad, su evolución ha sido importante. En 2010 no hubo vino pero llegó 2011 año en el que se reinventa manteniendo la esencia de este vino que nos es otra que la frescura y la alegría que cada día me aporta Maeve, mi pequeña cada vez mas grande.